esendeno
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Maria y Francis nos han invitado a almorzar en su casa en compañía también de los amigos y vecinos Víctor y Marina, el día es muy agradable y mientras nos acomodábamos en el patio de la casa, degustamos chochos, aceitunas, pan y queso.
Almorzamos una sopa de tomate deshidratado con huevo duro y un extraordinario potaje de verdolagas y coles,

que me recordó los tiempos de mi niñez con mi madre y con mi abuela, y el gofio del mismo caldo acompañado de queso tierno, semiduro y duro, todo cultivado y elaborado por nuestros anfitriones.

maria francis 2María y Francis, llegaron a los Cercados de Araña, municipio de San Bartolomé de Tirajana en enero del 2009, hace ahora seis años. Se encontraron el techo de su vivienda semidesrruido y tampoco tenía el piso, por eso los primeros tres meses vivían en una caseta de campaña.

Mientras reconstruían su vivienda, plantaron lo necesario para poder comer. Todo lo que ganaban los primeros años, lo invirtieron en reconstruir su vivienda y comprar las mangueras para montar la explotación de la finca.

Con el paso de los años y con mucho esfuerzo, hoy manejan otros trozos de fincas cedidas por los vecinos, en donde se procuran todo lo necesario para vivir sin necesidad de visitar la tienda ni los supermercados. Han aprendido todo lo que saben trabajando todos los días a ganarse la vida con su esfuerzo.

En su finca cultivan todo tipo de tubérculos, verduras y frutas. En un secadero artesanal deshidratan las verduras y frutas que guardan para consumirlos fuera de temporada. También hacen conservas, mermeladas, zumos o siropes. Incluso colaboran en la recuperación de 13 variedades de semillas de trigo tradicionales. Tienen animales, de las cabras y ovejas sacan leche, queso y yogur; de las gallinas y patos obtienen la carne y los huevos, y el burro "juan" les alivia el duro trabajo. Tienen energía solar con la que se alumbran, se conectan a Internet o enchufan sus electrodomésticos.

Nos dicen: "La sostenibilidad, es que somos no dependientes en un 99 %, y para lograr esto, lo primero es no tener miedo". Incluso nos comentan que "nuestro cultivo es ecológico, no por una cuestión medioambiental, si no económica, porque las tierras a la larga producen más y más sano".

La apacible sobremesa, transcurrió con un café y una larga conversación, allí pasamos unas horas muy agradables en muy buena compañía, por unos momentos se hicieron presentes esos recuerdos de antaño, donde la familia se reunían a comer lo que la tierra producía con el esfuerzo de su trabajo y además en un paraje extraordinario.