Spanish English German Norwegian

Fiestas del almendro de Tejeda

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las Fiestas del almendro en flor, una fiesta grande pero familiar.

Los pastores, hojalateros, agricultores, artesanos... aprovechan las fiestas del almendro para la venta de quesos de la cumbre, las cencerras para el ganado, las verduras de la zona, etc. que son el resultado de las actividades tradicionales de Tejeda.

Vimos en las fiestas una muestra de música y bailes tradicionales con el Bentayga al fondo. En frente de la iglesia se presentarón algún que otros conquistador y otro antiguo canario ataviados con sus trajes de epoca dando a conocer estampas historicas del sitio del Bentayga. En la plaza aparecieron algunas personas mayores recreando juegos tradicionales como la tiradera, el aro, el salto a la soga, etc. incluso algunos se partían unas almendras sobre unas piedras o se daban un paseo en burro, del que disfrutaron sobre todo los niños.

Otros estábamos ocupados en celebrar el jolgorio con los amigos, degustando en los bochinches los sancochos, las tortillas de carnavales, el buen vino, los jugos naturales, las sardinas del Carrizal y las piñas asadas del Rincón. Aunque habían introducido algún puesto de comida rápida que desvirtúa la intención primigenia de la fiesta.

La fotos muestran a grupos de vecinos y visitantes que aprovechan las fiestas y las parrandas para pasarlo en compañía de sus familias y amigos que son las raíces de este pueblo.

Beatriz Santana Medina nos remite como se sentía con motivo fiesta del almendro:

Cada vez que el veo el Bentayga, me siento que estoy en aquella cocina, que tenia una pequeña ventanita de cortinas a cuadros por donde los rayos de sol se dejaban ver detrás e esa hermosa roca. Yo aún somnolienta desayunaba con mi abuela de pelo blanco trasteando en la cocina con su delantal gris puesto, mi tía regaba las plantas
mi madre limpiaba.
Mi abuelo en la terraza de techos de parra, miraba el parte con su sombrero puesto, su cachimba y su olor a campo... esos recuerdos me trae el Bentayga.
Es a donde transporta ver esa roca, por eso Tejeda es mi país de nunca jamás. Siempre vuelves a ser niño cuando estas allí, porque mire a donde mire, recuerdo a unos niños cogiendo saltamontes, subiendo a la cruz, sentados en un viejo coche en un cercao soñando con ser mayores.
Ni me digan que si cierran los ojos unos minutos no escuchan esos ruidos de cacharros y agua, esos olores a tierra y a cabra, a los murmullos de vida en aquellas paredes, hoy silenciosas.... Me hace feliz ver ese roque, me llena de energía como el sol. En fin ....que lloro..

portada-cabildo