esendeno

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Presentación del proyecto

GABINETE LITERARIO Y CENTRO UNESCO DE GRAN CANARIA. martes 29-1-19.

En el Gabinete Literario de Las Palmas, ayer, con lleno del local, asistieron buen número de asociados y público en general, a la presentaron de la propuesta del Plan Estratégico. La presentación la realizó el Presidente de la Unión de Asociaciones y las propuestas el Dr. Roque Calero.

Jennyfer Cabrera, asociada a la UARBGC justificó esta decisión con la siguiente exposición:

La Comarca de la Cumbre y La Trasierra de Gran Canaria es la otra Gran Canaria, la que está detrás de la Sierra, detrás de la cumbre.

Está integrada por la totalidad de los municipios de Artenara, Tejeda y La Aldea de San Nicolás, y por núcleos de población en diseminado que pertenecen a los altos de los municipios de Agaete, Mogán y San Bartolomé de Tirajana.

Este extenso territorio que se extiende desde la cumbre hasta el mar y transita por todas las medianías del oeste de la isla, desde el Risco de Agaete pasando por Acusa, La Solana, el Chorrillo, el Carrizal y Toscón hasta los Cercados de Araña y Barranquillo Andrés y Soria.

Somos unos 20.000 habitantes y quedamos aproximadamente un tercio de la población que habitaba esta comarca en los años 60 del siglo pasado. Esta comarca es la parte más vulnerable social y económicamente de Gran Canaria y a los vecinos nos han dejado al margen del desarrollo económico de Gran Canaria.

Hemos solicitado reiteradamente que se cumplieran con las obligaciones que comprometen a las administraciones responsables (sea por ley o por compromisos internacionales) para ayudar a las personas en la modernización del campo, a cubrir nuestras necesidades y solucionar nuestros problemas, pero no se ha dado ninguna respuesta.

En 1.994 se declaró el PARQUE RURAL DEL NUBLO, recordamos que "se dice" en su norma que "su declaración tiene por objeto la conservación de todo el conjunto y promover a su vez el desarrollo armónico de las poblaciones locales y mejoras en sus condiciones de vida".
En los 24 años transcurridos, los vecinos solo conocemos los expedientes sancionadores, muchas veces por haber realizado aprovechamientos tradicionales del territorio como venían haciendo nuestros ancestros.
Tampoco se ha dado respuesta a nuestras alegaciones presentadas en 2010 y 2011 a la revisión del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural del Nublo, para tratar de actualizar la norma y lograr su adaptación a nuestras necesidades y las de los propios recursos naturales de la zona.
El Plan de Acción 2005-2015, por el que la que el Cabildo tenía que dar cumplimiento a los compromisos adquiridos con la UNESCO tras ser declarada la zona como Reserva de la Biosfera, se cerró en falso y lo mismo está ocurriendo con el Plan de Acción posterior 2013-2020, sin que se haya implementado ninguna acción digna de mención que haya servido para mejorar la calidad de vida de los vecinos.
Como consecuencia de la falta de compromiso de la Institución Insular con esta comarca, se ha producido un intenso proceso de desertificación que afecta a todo el macizo central y medianías de toda la isla, produciéndose una alarmante merma de las aguas subterráneas, actualmente el nivel freático se encuentra en torno a los 700 metros sobre el nivel del mar, es decir ha descendido en torno a unos 1.200 metros en 60 años.
Entendemos, que la NO GESTION del territorio por parte de las administraciones responsables, ha acelerado la desertificación, ya que han permitido que las extracciones de agua del subsuelo se llevaran a cabo por más de 4.000 pozos y galerías, la mitad de ellos ilegales, lo que está conduciendo a la desaparición de las reservas de agua de toda la isla de Gran Canaria.
Desde nuestra opinión, no se toman soluciones coherentes para la mitigación de cambio climático que está perjudicando sobre todo a las personas que vivimos en la cumbre, pero que poco a poco ya está afectando a todos los Gran Canarios.
Creemos que el Plan Hidrológico de Gran Canaria, no recoge las necesidades hídricas que necesitan las explotaciones agrícolas y ganaderas, ni contempla las obras para el almacenamiento y transporte de agua que demanda el sector agrario y las poblaciones locales, tampoco prevé el caudal ecológico para el mantenimiento y optima conservación de los ecosistemas.
Igualmente sucede con otros Planes como el PIO o el Agropecuario, que no atienden los problemas de los vecinos.
La inacción de las administraciones en la trasierra sigue teniendo como consecuencia directa la emigración, el aumento y descontrol de los incendios, la perdida de la biodiversidad agrícola y ganadera, la desaparición de la cultura rural tradicional, mientras, se sigue extrayendo agua del campo para la costa y algunas desalinizadoras pagadas con dinero público permanecen infrautilizadas o totalmente paradas.
La emigración que padecemos en los barrios y pueblos del interior, no solo se debió a las ofertas de trabajo en la costa, sino a que nos quitaron nuestro medio de vida, que es el agua para riego.

Las consecuencias, ha sido que a los queseros que echaron de las cumbres a partir del perímetro de repoblación obligatoria de 1949, hoy se les reconocen a los pastores que sobreviven, que hacen los mejores quesos del mundo.

Hoy pagamos con dinero del sector primario, de los agricultores y ganaderos que debería servir para producir más barato, para que importen quesos, papas y otros muchos productos, y con estas políticas echamos a nuestros agricultores y ganaderos del campo y están quitando la dignidad a nuestra gente. Sin agua, sin servicios, sin calidad de vida.

En una generación, esta comarca ha perdido dos tercios de su población, con lo que ello supone de perdida cultural y de conocimientos de cómo se comporta y se trabaja en este territorio. Les pongo un ejemplo, queda una sola persona que ha recogido el testigo de la tradición que entronca directamente con nuestros antepasados aborígenes: la de las loceras de lugarejo. No garantizar la continuidad de esta cultura es una grave irresponsabilidad en la que tenemos que involucrarnos todas las personas de Gran Canaria.
Reclamamos la inversión en depósitos y redes de distribución para regadío; la modernización del sector primario; la protección de la biodiversidad agrícola y ganadera y de la cultura rural que es reservorio de la sabiduría popular y campesina porque es el verdadero conocimiento del medio, que es lo que nos da la identidad que tenemos, y sin el cual no es posible promover el turismo sostenible.
Contemplamos con asombro y con impotencia como se destruye nuestro territorio, como es el caso del Nublo, con grafitis y con coches amontonados en una carretera que impiden el normal paso de vehículos y donde no se hace ni se aplica un estudio de capacidad de carga.
Hemos visto, aunque con el máximo respeto a las mismas, que las "declaraciones" que se han realizado sobre nuestra tierra, no sirven a los intereses por las que se declararon.
Necesitamos un cambio en el pensamiento de los decisores de nuestra administración para que asuman que los vecinos somos los destinatarios de del desarrollo tal como lo dicen las leyes canarias, la UNESCO y los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.
Las declaraciones nos han supeditado y subordinado al parecer político y técnico y donde el desarrollo de las personas no cuenta y los vecinos no somos destinatarios de las acciones de "mejoras en sus condiciones de vida". Somos simples voluntarios para justificar una declaración y el resultado es que no se podido concretar con las administraciones ni una sola propuesta de desarrollo y bienestar para nuestros vecinos.
No entendemos las prisas para lograr la declaración de los espacios sagrados como patrimonio de la humanidad, cuando estamos convencidos que tal declaración llevará un rio de gente y turistas a las cumbres y a estos espacios, que con toda seguridad los pondrá en serio riesgo de destrucción, porque no se cuenta con un plan integral de conservación, de investigación de este patrimonio, ni un plan de desarrollo para toda la comarca en la que se involucren a los vecinos.
Somos los primeros en valorar nuestro patrimonio, que no solo es el arqueológico, es patrimonio también el etnográfico, que se pierde por el abandono del campo por falta de agua de riego y con ello todo el acervo cultural de siglos.
Al tomar conocimiento de nuestra cruda realidad y ante este abandono, las Asociaciones que integran la Unión de Asociaciones, hemos promovido un proceso de participación ciudadana, que se ha llevado a cabo en los últimos años, mediante encuentros de afectados, reuniones, puestas en común en Tejeda, Artenara, La Aldea, Barranquillo Andrés y Soria, etc. y se completó con la realización de una encuesta en virtud de la cual se procesaron más de 8.800 datos y se recogieron 1.234 propuestas sobre las principales necesidades percibidas por los agricultores, ganaderos, pescadores, asociaciones, vecinos y estudiantes de secundaria de la comarca que pueden consultar en biosferagc.es.
A partir de ese proceso, creamos las mesas técnicas donde debatiremos sectorialmente las propuestas para el desarrollo de nuestro territorio.

Pero además, debemos poner en marcha una herramienta que integre todas las propuestas, se justifiquen y se ordenen por prioridades y viabilidad, para las personas de la trasierra y de la cumbre.

Entendemos, para que las propuestas tengan una estructura y poderlo presentar a las administraciones locales, insulares, nacionales e internacionales, y partiendo de muchas experiencias que nos han presentado los expertos y profesionales y por el ofrecimiento de Don Roque Calero, presentamos la propuesta para elaborar un PLAN DE DESARROLLO SOSTENIBLE ESTRATÉGICO HOLISTICO E INTEGRAL PARA LA TRASIERRA Y CUMBRES DE GRAN CANARIA.

Ver la noticia de la presentación en ...canarias7